No olvides la limpieza interdental

Con un cepillado dental, se elimina la placa bacteriana de los dientes, pero debemos tener en cuenta que eso no es suficiente para mantener nuestra boca completamente limpia. Muchos de nosotros, nos olvidamos de los espacios que tenemos entre los dientes donde suele acumularse comida que con un simple cepillado no podemos eliminar.

Hoy queremos aconsejaros como podéis llegar a estos rincones de la boca de difícil acceso de una forma fácil y sencilla dejando tu boca completamente limpia.

Para poder limpiar estos espacios tenemos varias alternativas, la más común es la seda dental. Esta suele utilizarse cuando el espacio que hay entre diente y diente es estrecho. Esto significa que no se ha perdido hueso alrededor del diente.

Por lo contrario, si existen espacios abiertos entre los dientes debido a que se ha perdido el hueso de soporte alrededor de los mismos (Periodontitis), es aconsejable que utilicemos cepillos interdentales, que son imprescindibles para acceder a la zona y dejarla completamente limpia.

Vamos a centrarnos en los cepillos interdentales y la forma de utilizarlos para sacarles el máximo rendimiento y dejar nuestra boca limpia y libre de gérmenes y placa bacteriana.

Cómo emplear un cepillo interdental

1 Los cepillos interdentales pueden ser de muchos tipos, los hay rectos o angulados, pueden tener diferentes diseños, diferentes grosores y distintos diseño de mangos. Pero simplemente es elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

2 Los cepillos interdentales, se deben pasar entre los dientes, implantes dentales, prótesis fijas y alambres de ortodoncia.

3 Muy importante, no empujar con fuerza el cepillo interdental, si vemos que ofrece mucha resistencia, tendremos que buscar un tamaño menor o cambiar el ángulo de entrada del cepillo.

4 Desplaza el cepillo interdental de adelante hacia atrás, varias veces y de forma horizontal. Nunca muevas el cepillo de arriba abajo.

5 Una vez utilizado el cepillo, se tiene que limpiar con los dedos con abundante agua y dejarlo secar en un sitio limpio.

Ahora ya sabes que no pueden faltar los cepillos interdentales en tu higiene bucal. Os recomendamos usar el cepillo al menos una vez al día y convertirlo en un hábito saludable.

 

No hay comentarios

Publica un comentario